lunes, 4 de octubre de 2010

La enseñanza de la lectoescritura y el uso de soportes informáticos

Los Amiguitos comenzamos un nuevo curso con mucha ganas de trabajar. Para nosotros el aprendizaje de la lectoescritura es uno de los objetivos que nos marca la LOE. Por ello, os ponemos este artículo que trata el tema muy en nuestra línea.

Myriam Nemirovsky es una de las especialistas de referencia en materia de enseñanza de la lectoescritura, por sus aportaciones desde la óptica del constructivismo. Licenciada en Ciencias de la Educación, trabajó durante veinte años como maestra en Argentina. En 1990 se trasladó al Estado español y se doctoró en Psicología Evolutiva. Es autora de numerosos textos sobre el aprendizaje de la lectura y la escritura, destacando su libro “Sobre la enseñanza del lenguaje escrito… y temas aledaños” (Editorial Paidós).

En la actualidad la iniciación de las niñas y niños de Educación Infantil en la competencias lingüísticas básicas no puede plantearse de modo coherente al margen de las Tecnologías de la Información y la Comunicación.

A modo de resumen, esto es lo que plantea Myriam Nemirovsky en su artículo:

La finalidad de este texto es compartir una serie de reflexiones acerca de la enseñanza de la lectura y de la escritura en las etapas iniciales de la escolaridad (educación infantil y primeros cursos de la educación primaria), y vincularlas con el uso de tecnologías actuales. ¿Por qué la escuela como institución es tan reticente a los cambios, y, en particular, a los que implican cuestionar y abandonar eventualmente prácticas consagradas desde hace tiempo? Esas prácticas han ido demostrando poco a poco su ineficacia y su carencia de sostén, pero a pesar de ello perduran. En ese contexto, cabe preguntarse si la forma en la que la escuela enseña a leer y a escribir demuestra en general la incorporación de los aportes de las investigaciones psicolingüísticas de las últimas décadas. En la mayor parte de las aulas notamos que no se han apropiado de esos aportes, y que se continúa centrando la tarea alfabetizadora en ejercicios vinculados con letras, sílabas y palabras. Por tanto, aunque estemos en el siglo XXI, hay niños que en sus aulas hacen lo mismo que hicieron sus padres y sus abuelos, como si la investigación psicológica y lingüística, las iniciativas educativas y los avances de la didáctica no existieran”.

Artículo completo.